¿Qué son los bioplásticos? ¿Son la solución?

Quizás haya escuchado o leído sobre ellos, pero si no, déjenos aprender un poco sobre lo que realmente son y cómo son parte de la solución para ayudar a reducir la contaminación plástica.

Los bioplásticos provienen de productos vegetales como el aceite de soja, el maíz, la caña de azúcar o las papas, a diferencia del plástico convencional que siempre hemos sabido que se produce a partir del petróleo y sus derivados. Es importante tener en cuenta que no todos los plásticos biodegradables se pueden convertir en compost y viceversa. Solo aquellos que cumplen con ciertas regulaciones y procedimientos, como por ejemplo, ser biodegradables dentro de los seis meses o menos sin contaminar el subsuelo con toxinas, pueden definirse como bioplásticos.

Aunque el hecho de que los bioplásticos son biodegradables es una ventaja, la mayoría de ellos necesitan instalaciones de compostaje industrial a altas temperaturas para descomponerse y muy pocos lugares en el mundo poseen la infraestructura requerida para manejarlos. Esto significa que los bioplásticos a menudo terminan en vertederos donde, cuando se les priva de oxígeno, liberan metano, un gas de efecto invernadero que contribuye al calentamiento global.

Cuando los bioplásticos no se eliminan correctamente, pueden contaminar lotes de plástico reciclado y dañar la planta de reciclaje. Si el bioplástico contamina el PET reciclado (enlace a Hablemos de reciclaje), por ejemplo, todo el lote podría ser rechazado y terminar en un vertedero. Es por eso que se necesitan corrientes de reciclaje separadas para permitir la separación de los bioplásticos de los plásticos normales.

La tierra requerida para los bioplásticos compite con la producción de alimentos porque los cultivos que producen bioplásticos también son necesarios para la producción de alimentos que alimenta a las personas. Se anticipa que para satisfacer la creciente demanda mundial de bioplásticos, para 2019, se necesitará un área más grande que Bélgica, los Países Bajos y Dinamarca combinados para poder crecer la cantidad requerida. Además, el combustible utilizado para operar maquinaria agrícola también produce emisiones de gases de efecto invernadero.

Los bioplásticos también son relativamente caros. El PLA o el ácido poliláctico (la materia prima extraída de ciertas verduras para producir algunos bioplásticos) puede ser de un 20 a un 50 por ciento más caro que materiales similares, debido al difícil proceso utilizado para convertir el maíz o la caña de azúcar en el material requerido para hacer PLA. Sin embargo, los precios están cayendo a medida que los investigadores y las compañías desarrollan estrategias más eficientes y amigables con el medio ambiente para producir bioplásticos.

El debate sobre la sustitución de plásticos convencionales por bioplásticos eclipsa el problema real: la necesidad urgente de reducir todo uso de plásticos y, en particular, plásticos que son excesivos, innecesarios y de un solo uso. Nuestra cultura de uso y eliminación excesiva está vinculada a una economía lineal de compra - uso - la eliminación no se modificará confiando solo en soluciones tecnológicas. En cambio, necesitamos cambios en el comportamiento y la producción y que la prevención y la reutilización sean las prioridades de todos. De hecho, los bioplásticos deberían desempeñar un papel positivo en la transición hacia una economía verdaderamente circular, pero solo si su desarrollo se basa en consumir dentro de los límites del planeta, fuentes éticas y locales, eficiencia de los recursos, prevención de residuos, reutilización y reciclaje.

Los bioplásticos no son la solución mágica para resolver el problema de la contaminación plástica y su consumo excesivo; incluso crean nuevos desafíos y problemas. Los bioplásticos pueden y deben desempeñar un papel positivo, pero los gobiernos, las industrias y los ciudadanos deben seguir centrados en la necesidad de reducir todo el uso de plásticos y la prevención de residuos.

es_ESSpanish
en_USEnglish es_ESSpanish